MI HISTORIA

El cáncer, ¡vaya mundo más complejo! El oncólogo me dijo, Blanca solo por estar viva ya tienes papeletas para que te toque, me costó digerirlo, pero que el mundo no es perfecto ya lo sabemos todos. 

Hasta que no pase por la enfermedad no fui consciente de lo lejos que estamos de entender porqué se producen muchos tipos de cáncer. En 2021 encontrándome fresca como una lechuga y feliz como una perdiz me dijeron que tenía cáncer de mama, no le di vueltas, busque a un buen oncólogo, le hice caso en todo lo que me recomendó, confié en mí, me cuide, se pasó la tormenta y volvió a salir el sol, tan brillante como siempre. 

¿QUÉ PODEMOS HACER?

Las estadísticas sin embargo son claras, hay menos cáncer en la gente que se cuida, hay menos cáncer en la gente con normopeso, hay menos cáncer en la gente joven, por tanto es responsable disfrutar de una vida bonita y saludable para entre muchas otras cosas minimizar las probabilidades de que aparezca esta enfermedad. 

LA IMPORTANCIA DE LA NUTRICIÓN

Lo que la literatura científica si que tiene más claro es que la buena nutrición es un factor importante en la evolución y efectividad de los tratamientos.  Un paciente bien nutrido y con buen estado físico responde mejor a los tratamientos y es por ello que informarse bien puede ayudar a tomar las mejores decisiones sobre qué comer en las diferentes fases de la enfermedad. Muchos efectos secundarios pueden minimizarse con una correcta alimentación.

MI RECORRIDO

Desde hace más de 10 años trabajo como nutricionista para AMUMA, la asociación de cáncer de mama, ayudo a mujeres en cualquier etapa de la enfermedad y es un placer poder orientarlas, animarlas y facilitarles los cambios que necesitan hacer en su estilo de vida.

¿CÓMO TE AYUDA UNA BUENA ALIMENTACIÓN?

Durante el proceso de tratamiento, es común que los pacientes experimenten efectos secundarios como ansiedad, problemas digestivos, llagas, náuseas, pérdida de apetito, cambios en el gusto y la textura de los alimentos, entre otros. En estas situaciones, contar con un plan de alimentación personalizado puede marcar la diferencia en la capacidad del paciente para mantener una nutrición adecuada y tolerar mejor los efectos del tratamiento.

Una alimentación balanceada durante el tratamiento del cáncer puede ayudarte a mantener el peso corporal, prevenir la desnutrición, mejorar la energía y fortalecer el sistema inmunológico.

¿COMENZAMOS?

El primer paso no te lleva donde quieres ir pero te saca de donde estás, ¡anímate!

Estamos aquí para ayudarte.
Logotipo Blanca Calatayud
Nombre
Apellidos
Correo electrónico
Mensaje
¡El formulario ha sido enviado correctamente!
Ha ocurrido algún error al enviar el formulario. Por favor, revisa de nuevo todos los campos.
Scroll al inicio